¿TIENES UNA CUENTA BANCARIA? CONSIDERA LOS ATRIBUTOS CLAVES DE LA LEY DE LAVADO DE DINERO

cuentas-bancarias1
La Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (en adelante, Ley de Lavado de Dinero) tiene como antecedente un Grupo Internacional de Acción Financiera sobre el Blanqueo de Capitales y Financiamiento al Terrorismo (GAFI), el cual fue creado en 1989 y está integrado por 36 países. Su principal objeto es instrumentar normas de alcance internacional para combatir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.
La comúnmente denominada Ley de Lavado de Dinero fue publicada el 17 de octubre de 2012 y entró en vigor el 17 de julio de 2013. El objeto de esta ley es el proteger el sistema financiero y la economía nacional.
La Ley de Lavado de Dinero no afectará en su concepto negativo, sino que impactará de manera positiva en la economía mexicana al limitar el flujo de efectivo nacional o extranjero dentro de una actividad específica.
Por ende, habrá topes o límites en el uso del dinero en efectivo; por ejemplo en la compra de bienes inmuebles en efectivo; al participar en sorteos, apuestas y concursos; al adquirir metales, piedras preciosas, joyas y relojes, y en el sector del blindaje de vehículos o inmuebles, entre otros.
En fin, la Ley de Lavado de Dinero aplicará a todas las actividades vulnerables que establezca la mencionada ley. Dichas actividades, como se establece en el artículo 17 de la susodicha ley, son las siguientes:
– Práctica de juegos con apuesta, concursos y sorteos.
– Emisión o comercialización habitual o profesional de tarjetas de servicios, de crédito, de tarjetas prepagadas, y de todas aquellas que constituyan instrumentos de almacenamiento de valor monetario.
– Emisión y comercialización de cheques de viajero.
– Ofrecimiento de operaciones de mutuo o garantías, o de otorgamiento de préstamos o créditos.
– Servicios de construcción o desarrollo de bienes inmuebles o de intermediación en la transmisión de la propiedad o en la constitución de derechos.
– Comercialización de metales preciosos, piedras preciosas, joyas o relojes en la que se involucren operaciones de compraventa.
– Subasta o comercialización de obras de arte en las que se involucren operaciones de compraventa.
– Comercialización o distribución de vehículos nuevos o usados (aéreos, marítimos o terrestres).
– Prestación de servicios de blindaje de vehículos terrestres, nuevos o usados, así como de bienes inmuebles.
– Servicios de traslado o custodia de dinero o valores.
– Prestación (de manera independiente, sin que medie relación laboral) de servicios en que se lleven a cabo operaciones en nombre y representación del cliente.
– Prestación de servicios de fe pública.
– Recepción de donativos.
– Prestación de servicios de comercio exterior como agente o apoderado de aduanas.
– Constitución de derechos personales de uso o goce de bienes inmuebles. Entre las obligaciones que se imponen, las más importantes son las siguientes:
– Identificar a las personas que realicen las transacciones y conservar la información para cuando la requiera la autoridad.
– Dar aviso cada mes de las operaciones realizadas con terceros.
– Restricción de recibir efectivo por determinadas operaciones.
Si bien es cierto que la reforma hacendaria aprobada por el poder legislativo en 2013 abroga las leyes del IETU y el IDE, beneficiando los depósitos en efectivo al mes, entre otros, ahora existe una limitante a la disposición en efectivo en ciertas materias, como se mencionó con anterioridad.
Lo expuesto antes cobra sentido en las actuales circunstancias en las que se encuentra México, que perjudican a las empresas tanto nacionales como extranjeras al imponer estos mencionados límites o topes a algunas operaciones en efectivo consideradas “vulnerables”.
Sólo cabe seguir y cumplir las obligaciones establecidas en la Ley de Lavado de Dinero en estos momentos. Tal vez, cuando se haya mejorado el panorama de la procedencia de los recursos y la seguridad de éstos, se pueda flexibilizar la materia.
Sin embargo, hoy por hoy, esta legislación evitará el lavado de dinero y el financiamiento a grupos terroristas, promoverá la transparencia financiera y fortalecerá la economía nacional.
www.juridico-integral.com

Dejar un comentario